Falsos amigos /

El jardín de las palabras

El jardín de las palabras

11 Dicembre 2021 Antonio Fiorella
Antonio Fiorella
Antonio Fiorella
share
Ojalá los grandulones ayuden a los niños a asociar el momento actual con otro virus, saludable, introduciendo otra variación

(Un cuento de hadas para leer y animar juntos a los más pequeños)

En la tierra de las nieblas, a principios de la primavera, de vez en cuando, especialmente después de un día ventoso emergía un día radiante.

En ese día radiante a lo largo de un canal, un niño, completamente solo, deambulaba. No sabía dónde estaba, ni adónde iba, ni de dónde venía. No sabía su nombre ni siquiera el de sus padres que, por otro lado, nunca lo habían visto. Era un huérfano que solo tenía ideas confusas sobre nombres o palabras. Nunca se hubiera imaginado lo especial que sería ese día para él.

De hecho, cuando llegó a un parque con muchas plantas muy altas, y poco después a un jardín con muchos colores, pensó que era un jardín de flores. Solo cuando se acercó se dio cuenta de que esas flores eran diferentes a las que había visto antes.

En lugar de flores, había palabras de todos los tamaños y colores brillantes. Las había pequeñas, pequeñas y negras como hormigas. Y tan grandes y cuadradas como cajas, rojas y azules. Las había amarillas con bordes morados, algunas altas y con rayas verdes y blancas. Luego las había de muchos colores, todos juntos ... (que se sugieran los colores) azul, rosa, naranja ... Y de todas las formas .... (que se sugieran las formas) redondas, cuadradas ... Y eran muy ligeras como el confeti. Tan livianas que incluso un niño podía levantarlas y hacerlas volar.

El pequeño huérfano tuvo una idea. Quería llevarse algunas para ponerlas en una bolsa. No sabía qué haría con ellas, pero el hecho de que fueran agradables a la vista y ligeras de llevar era razón suficiente para tentarlo a llevarse una gran cantidad con él.

Lleno de un montón de palabras de colores brillantes, hinchado como un adulto, se puso en marcha de nuevo. Y en el camino llegó primero a algunas casas dispersas, luego a una serie de tiendas debajo de las arcadas. Estaba en una zona urbanizada.

Después de tanto caminar, comenzó a sentir un poco de hambre. Se detuvo a mirar un escaparate donde se exhibían todas las formas de pan…. (que se sugieran las formas) y también una cierta variedad de dulces. Entró y esperó.

Algunas personas pidieron, pagaron y recibieron pan u otros artículos en bolsas blancas. Llegó su turno y preguntó, o más bien señaló con el dedo índice que quería un bocadillo bien redondeado y quizás también una tarta de manzana. Y cuando la señora le preguntó si estaba solo o si tenía dinero para pagar, el niño abrió el saco que tenía en una mano, con la otra le ofreció un puñado de palabritas ... y esperó.

La señora miró las palabras, intrigada las ordenó y sonrió con una amplia sonrisa. Luego le dio el bocadillo y la tarta de manzana al huérfano que también se fue sonriendo.

El niño miró el interior del saco con satisfacción. ¡Qué suerte haber acumulado tantas palabras! Inmediatamente pensó en aprovecharlo nuevamente.

Pasó por una juguetería. Nada más entrar agarró un avión, un carro de juguete y una pelota… y aún estaba indeciso si llevarse otros juguetes o no, cuando el dueño se acercó.

Este último le quitó los juguetes de las manos, y cuando le preguntó en términos inequívocos si tenía dinero para comprarlos, el niño le entregó un puñado de palabritas ...

El hombre miró las palabras ... Una en particular lo golpeó, lo enfureció y, visiblemente enojado, echó al niño fuera de la tienda, amenazándolo con que no lo volvieran a ver.

Entonces el huérfano se puso en camino de nuevo, un poco inseguro pero decidido a probar suerte de nuevo. Había aprendido a caminar solo, siempre lo había hecho todo solo, entendía que no podía renunciar a la primera derrota.

Cuando pasó por un bar poco después, recordó que tenía sed y entró. Pidió un trago y, sin esperar, puso un puñado de palabritas en la barra ...

El camarero no se dejó encantar por los hermosos colores de las palabras. No les prestó mucha atención, parecía muy ocupado. Luego, cuando se detuvo a leer, murmuró que, después de todo, también era un niño grosero. Y continuó sirviendo a otros clientes.

Ahora el pequeño huérfano estaba realmente desconcertado. Seguro que tenía una pequeña fortuna con él, no sabía cómo usarla. Quizás por la sed, quizás por la decepción, se puso a llorar.

Un anciano que había seguido toda la escena le dio un vaso de agua. Luego invitó al niño a que lo siguiera fuera del bar. Sentado en un banco, el anciano le explicó al niño que las palabras no son todas iguales. Aparte de los colores y las formas, pueden ser bonitas o feas. Dependiendo de cómo se coloquen una detrás de la otra, según cómo se pronuncien, pueden volverse aún más bonitas o tan feas que pueden hacer mucho daño: hay que tener mucho cuidado con las palabras.

El niño escuchó con interés sin perder de vista su bolsa como si fuera un tesoro.

Entonces el anciano le preguntó si quería ir a un lugar, junto con otros niños, donde se aprende a conocer y usar bien las palabras. Por supuesto que el chico asintió con la cabeza. Luego, juntos caminaron hacia una vieja escuela rural.

"¡Benvenuto!" (*) dijo el anciano mientras cruzaba el umbral de la escuela "desde aquí comienza el viaje para descubrir el mundo de las palabras".

"Bentrovato"(*)  respondió el niño, y no pudo agregar nada más.

(*) Benvenuto = bienvenido, uno de los nombres dados a los niños expósitos. Bentrovato = bien encontrado

***

El pequeño Benvenuto y el viejo Bentrovato revivieron varias veces los hechos de ese día. La primera vez, una tarde frente a la chimenea, fue el niño quien contó lo que le había pasado el día que se conocieron; pero luego quiso que el anciano contara las mismas cosas, como un cuento de hadas. Y si el anciano no recordaba bien o cambiaba algunos detalles, el niño le corregía de inmediato.

En las noches que siguieron, el niño Ben seguía impávido pidiendo escuchar la misma historia, y el viejo Bentrovato no se cansaba de repetirla, contada con las mismas palabras tranquilizadoras de siempre, hasta que una noche como muchas otras de repente se volvió diferente a todas las demás. .

La idea vino a la mente de Bentrovato, cuando vio al niño casi aburrido hurgando en algunos juguetes y baratijas que habían perdido su atractivo e interés.

"Y si hiciéramos como en el mercado ..."

“Y te pago con palabras”. La sugerencia de usar las palabras vino de Ben, pero fue Bentrovato quien fue a escribir y recortar las oraciones para usarlas.

En el juego del mercado, el anciano hacía el papel de comerciante, exhibiendo juguetes y baratijas a la venta en un banquete improvisado. En un sombrero aparte, Bentrovato había recortado palabras como: POR FAVOR, HERMOSA SEÑORA, FEO SINVERGÜENZA, DAME AHORA... Ben representaba el papel de sí mismo pescando en el sombrero, ofreciendo palabras al comerciante ... esperando su reacción, tan segura como repentina, con asombro, amable bienvenida o triste decepción.

Fue curioso ver al pequeño Ben ofrecer algunos trozos de papel, y luego, repentinamente y asustado, alejarse del viejo Bentrovato, en el papel de comerciante enojado.

"¿Qué está escrito?" Ben preguntaba temeroso y distante.

"¡Feo sinvergüenza!" Bentrovato leía, con el tono de quien se ha ofendido. "Pide disculpas".

"Lo siento" se disculpó el niño, y tranquilizado por la sonrisa que volvía a florecer en el rostro de su abuelo adoptivo, regresaba para reanudar el juego.

***

Cuento extraído de El virus de la palabra, publicado por Albalibri

Muchas gracias Alexandra por revisar la traduccion en español.

comments powered by Disqus

Sei alla ricerca di uno sviluppatore?

Cerca nel nostro database


SANMARCO INFORMATICA SPA

Sanmarco Informatica opera nel settore dell'informatica da oltre 20 anni con...

Vai al profilo

INGEGNI Tech S.r.l.

INGEGNI Tech sviluppa applicazioni per il mercato mobile, sviluppando progetti per la...

Vai al profilo

Fabrizio Bernasconi

Sviluppatore freelance iPhone, iPad, iPod touch dal dicembre 2008. Collaboro con...

Vai al profilo

Mobile App

Mobile app offre una serie completa di apps per tablet e smartphone B2B e B2C, la sua b.u...

Vai al profilo